Estados Unidos y el afán por construir una narrativa

Documentos desclasificados muestran la obsesión del Ejército que invadió Panamá por estructurar un relato que ensalce a vencedores y convenza a vencidos. Caricaturas, mapas y frases memorables para inocular un modelo

Por Nicanor Alvarado

“Un panameño le preguntó a otro: ¿quién es tu padre fundador, de dónde obtuviste tu libertad y quién es tu salvador?, y el otro panameño le dijo: Yo no sé en tu caso, pero en el mío fue la 82 Fuerza Aerotransportada de los Estados Unidos”.

La conversación es parte de un informe de la fuerza 82. Está enmarcada en una diapositiva bajo el título «Frase memorable» y forma parte del análisis de la fuerza sobre la ejecución de la Invasión. El documento fue obtenido tras un esfuerzo conjunto entre el colectivo de periodistas Concolón, la Comisión del 20 de diciembre de 1989 y el Centro de Derechos Humanos de la Universidad de George Washington, y compartido en la plataforma Panamá Files.

Es una de varias citas que aparecen en documentos desclasificados y muestran la narrativa del ataque que enhebró Estados Unidos. También su mirada sobre Panamá: un pequeño país del sur con 86 años como república en ese momento, pero al que había que enseñarle qué era la democracia. O cómo era la democracia y qué pasos había que seguir para que la disfrutemos aquí.

«¿Quién es tu padre fundador, de dónde obtuviste tu libertad?»: los informes del Ejército de Estados Unidos sobre la Invasión

La fuerza 82, encargada de ejecutar los ataques aéreos en el aeropuerto de Tocumen, el fuerte Cimarrón, Tinajitas y Panamá Viejo, con el objetivo de neutralizar la eventual respuesta de Manuel Antonio Noriega y los Batallones de la Dignidad, necesitaba poner en papel esa sensación de éxito tras invadir: en los dos primeros días de la operación, había 16 veces más muertos en el bando enemigo que en el propio y 473 prisioneros de guerra. Parecía importante decirlo, escribirlo, porque desde la Segunda Guerra Mundial, casi 40 años antes, no habían tenido tamaño éxito.

La consolidación del triunfo debía estructurarse para dar sentido y trascendencia a la sensación. Por escrito y con mapas, flechas y resaltados. Incluir además evidencia de lo que se afirmaba, con testimonios. Llevar la experiencia a un relato requiere organización y formateo. Así, la Invasión iba a tejerse como el éxito de la batalla ganada para los propios, y como la liberación para los otros.

La fuerza 82 incluyó varios mensajes para los panameños. Con una caricatura de cuatro escenas, dieron los lineamientos de cómo la Causa Justa los beneficiaba. La serie está en la última página de un informe de 41 y tiene un título con afán de adoctinamiento —entrenando a la nueva policía panameña—. Muestra a un militar estaounidense arengando a los locales, que toman nota: «¡Señores, como oficiales de paz panameños dependerá de ustedes hacer de este un país del que todos podamos estar orgullosos!».

Panamá, agrega el militar en la siguiente escena, “es una oportunidad más para emular el modelo estadounidense de democracia: tiene un presidente libremente elegido, una constitución y tiene padres fundadores”.

—¿Qué padres fundadores? —pregunta uno de los policías.

—La 82 Fuerza Aerotransportada —responde el militar, con la ceja aqueada—. Reveréncienlos.

—¿Y qué tal la declaración de independencia? —pregunta el policía panameño.

—No te pongas sensible —responde—. Se acabó la clase.

«Una oportunidad más para emular el modelo estadounidense de democracia»: la mirada de EE.UU. sobre la Invasión

Esa mirada sobre Panamá nació en 1989.

John Dinges, un escritor estadounidense que analizó miles de documentos desclasificados sobre Panamá de principio y mediados de los años 80, y los utilizó para escribir en los 90 el libro «Noriega: nuestro hombre en Panamá», sostiene que detrás de muchos documentos del gobierno de Estados Unidos se esconde la mirada “sureña y racista” hacia el enclave norteamericano en Centroamérica.

“Panamá era vista como una colonia de Estados Unidos, en que los coloniales allá son negros. Ese concepto supremacista es obviamente el reflejo de las actitudes racistas que existen todavía en Estados Unidos”, dijo Dinges en una entrevista en su casa en Washington DC, en noviembre de 2019.

El mismo supremacismo escondido en las ideas de que un país gestiona la democracia de otro, Dinges lo halló cuando revisaba las referencias sobre Manuel Antonio Noriega en otros documentos desclasificados. “Estados Unidos hizo una ofensiva propagandística contra Noriega y sus seguidores que era abiertamente racista. En el momento no fue reconocida, pero con los estándares de hoy se habría denunciado la campaña contra Noriega como racista”, dijo.

«Sólo mira a tu comandante»: una imagen de Panamá Viejo tras la Invasión

Cuando invadió Panamá, Estados Unidos llevaba más de 150 años de presencia aquí. Llegó para construir un ferrocarril en 1853. Luego, en 1903 tomó la batuta que habían abandonado los franceses y abrió un surco en medio del istmo: el Canal. Herramienta de poder, le dio la excusa de manejar el país a su antojo gracias a un tratado firmado en 1903. Movió pueblos enteros y convirtió a toda la zona alrededor en un área impenetrable para los panameños. Estados Unidos tuvo el control absoluto de lo que llamó la Zona del Canal hasta 1979, cuando empezó un largo proceso de reversión que terminó 20 años después, en cumplimiento de otro tratado, el Torrijos-Carter, de 1977.

Eso configuró una relación compleja entre los gringos y los panameños. Hubo una intervención militar en la plaza Santa Ana por la huelga inquilinaria de 1925, donde los enfrentamientos con la fuerza estadounidense dejaron cuatro muertos. Después, el 9 de enero de 1964, 20 jóvenes asesinados tras el intento de izar la bandera panameña al lado de la estadounidense en Balboa.

Entre los documentos desclasificados, hay uno que refiere a una reunión de julio de 1987 en la Sala de Situación de la Casa Blanca en la que participó el entonces asesor de seguridad Colin Powell, funcionarios del Departamento de Estado y de la CIA. Allí mostraban preocupación por lo que llamaban el “emocionalismo antiestadounidense” que sentían había en Panamá para esas fechas, tras el giro de timón de Estados Unidos sobre Noriega.

Barbara Trent, una documentalista estadounidense que ganó el Oscar en 1993 por su filme “The Panama Deception”, asegura que el sentido de supremacía que se vivió en su país explica por qué se invadió Panamá: “Nuestros líderes creen que conquistar a otras personas es una meta que vale la pena, que será económicamente en nuestro beneficio. Lo que ocurrió en Panamá fue un momento crucial porque están estas creencias perpetuas de nuestros gobiernos de que tenemos que demostrar que podemos vencer, que podemos derrotar, que podemos controlar recursos de otras personas”, dijo el 24 de noviembre en una pequeña localidad de Carolina del Norte.

En otra sección, el documento con mapas y logros, flechas y resaltados de la fuerza 82, sella esa construcción de país que relata Trent. Reproduce una frase del congresista republicano por California, Robert Dorman, que califican de memorable: “La próxima vez que un estadounidense sea tocado por las Fuerzas de Defensa de Panamá deberíamos golpearlos con una tonelada de ladrillos”. Y, cierra: «Una tonelada de ladrillos se deletrea: 82 Fuerza Aerotransportada”.

Orgullo americano. Una diapositiva de un informe de la fuerza 82

Leer más

Estados Unidos y el afán por construir una narrativa

Por Nicanor Alvarado
Documentos desclasificados muestran la obsesión del Ejército que invadió Panamá por estructurar un relato que ensalce a vencedores y convenza a vencidos. Caricaturas, mapas y frases memorables para inocular un modelo .

«Si viene a Panamá y se presenta a una elección, ganaría en cualquier cargo», dijo Endara a Bush tras la Invasión

Por Redacción Panamá Files
Entre 1989 y 1990, los presidentes George H. W. Bush y Guillermo Endara hablaron muchas veces. Antes del ataque brutal que Estados Unidos desplegó en Panamá, para intercambiar estrategias sobre cómo sacar a Noriega. Después, para levantar un Estado entre las ruinas

Plomo y miedo, las tácticas militares del Ejército invasor

Por Adolfo Berríos
Estados Unidos ejecutó la operación que denominó Just Cause, Causa Justa, con cerebro de hielo. Después, la procesó. Documentos desclasificados revelan detalles minuciosos sobre las maniobras para capturar a Noriega y controlar a la población.